Día de la abuela: El Consejo de las 13 abuelas indígenas

En el día de nuestras abuelas, un homenaje especial para ellas.

ARGENTINA Por: Rossana Longo 08 de noviembre de 2020
las 13 abuelas
Las 13 abuelas. Foto: Carol Schaefer

Todas son mujeres, todas son ancianas y todas son indígenas.  El Consejo de las Trece Abuelas Indígenas fue convocado –afirman–, por una vieja profecía. Y así, desde diferentes partes del mundo, fueron llamadas por una voz sabia y ancestral, para hablar de una ‘era de paz en la tierra’, con un mensaje dirigido a las próximas siete generaciones.

La voz de mujer, la voz anciana, la voz indígena, lo que el mundo necesita escuchar desde el 2004 se conformó y llevó un mensaje al mundo. La chamana mazateca Julieta Casimiro, treceava integrante del Consejo falleció en el 2018. Todas proceden de la Amazonia, del Tíbet y Nepal, de la selva africana, de los bosques y sabanas americanas.

Mirá ésto
cultura afroargentinaDía Nacional de la Cultura Afro y las personas afroargentinas

"Nosotras las abuelas indígenas hemos venido desde muy lejos para hablar al mundo del conocimiento que guardamos dentro... Nosotras seremos la voz de los sin voz, y podemos crear y mantener la visión de nuestro corazón para difundirla. Somos portadoras de luz. Somos mujeres. Somos sabias. Ya nadie puede dividirnos", explican.

concejo de las 13 abuelas

El autodenominado “Consejo Internacional de las Trece Abuelas Indígenas”, tienen como misión final  restituir en la tierra una nueva era de paz. 

La abuela Rita Pitka Blumenstein, quien representa al pueblo Yup´ik (de Alaska), contó al medio United Explanations, que su abuela le dijo: “cuando seas vieja, y tengas el cabello blanco como yo, serás llamada a un grupo de trece abuelas, y para cuando eso suceda, he preparado objetos sagrados que deberás entregarle a cada una."

"Cuando nos conocimos, las abuelas compartimos nuestras historias personales. Todas nosotras, viniendo de tantas partes lejanas, teníamos las mismas búsquedas: el bienestar de nuestros pueblos, la preservación de los territorios y las costumbres indígenas, el respeto a los derechos humanos y de las mujeres"


La abuela Mona Polacca, otra de las integrantes del Consejo de las Trece, está doctorada en Justicia e Investigación Social y es miembro de las Tribus del Río Colorado. Su apellido, Polacca, significa mariposa: el símbolo que habla de la transformación espiritual del ser humano.



Con el resto del Consejo de Ancianas Indígenas, ella comparte la opinión de que el agua del planeta es un tema fundamental en nuestros días si es que queremos curar al mundo, si es que queremos parar las guerras, las actuales y las futuras.

Dos de las abuelas practican el culto de la danza del sol y la pipa sagrada; son de la iglesia nativo–americana. Hay una budista tibetana (Tsering). Está la abuela Aama, de Nepal, que es chamana, y Julieta, de México, que usa los hongos sagrados.

La abuela Bernadette, que viene de Gabón, usa la raíz medicinal del iboga, mientras que Maria Alice «Lizzie», que vive en el Amazonas, es del culto de Santo Daime, y usa la ayahuasca, junto con otra abuela que también vive allá, pero que es japonesa, Clara Shinobu Iura.

Margaret, que es de Montana, de la tribu Cheyenne, también pertenece a la iglesia nativo–americana. La abuela Agnes, de Oregon, trabaja con plumas de águila y oraciones.

Rita Blumenstein usa hierbas, es sanadora tradicional, manipula el cuerpo y recoloca huesos, igual que la abuela maya de Nicaragua, Flor de Mayo, que emplea formas de oración, aromas y plantas.

“lo que hacemos las abuelas no lo hacemos solo por las mujeres, o solo por los indígenas, lo hacemos por todos los seres que habitan hoy este planeta, y para las próximas siete generaciones”.


Cada una de las ancianas que conforman el Consejo de las Trece Abuelas Indígenas, ronda o sobrepasa los noventa años. Cuando se reúnen, se sientan en círculo y, evocando un pasado sagrado, buscan soluciones para devolver al mundo “una era de paz”. Soluciones sencillas para temas complicados; porque así es, así ha sido la vida para estas mujeres.

Y en ese círculo de trece se hablan siete idiomas diferentes con una sola sabiduría ancestral. De hecho, a ellas les gusta decir que, juntando sus edades, pueden sumarse más de mil años de experiencia, venidos desde los cuatro puntos cardinales del planeta, y reunidos por una causa común: regresar a lo sagrado para hacer las paces con la Madre Tierra.

El Consejo de las Trece Abuelas Indígenas, que emerge desde la pequeñez de su olvidado colectivo para hablar, con voz ancestral, de la posibilidad futura de una “era de paz”. Muchas de estas mujeres pronto volverán al seno de la Madre Tierra, pero, en la medida en que sepamos escuchar su mensaje, las próximas generaciones vivirán.


Buena Data (Promoviendo la lucha contra la desinformación):

Con información de https://www.unitedexplanations.org/

Para vos