Día mundial del orgasmo: El placer femenino tiene un par de cosas para decirte

Hoy es un buen día, para hablar sobre placer femenino.

SALUD INTEGRAL Por: Rossana Longo 08 de agosto de 2020
orgasmo
Día del orgasmo femenino. Foto: Twitter

Hoy es el  Día mundial del Orgasmo femenino, que se celebra desde el 2006, aunque las teorías de su origen son variadas, y en términos de binarismo. El orgasmo tan preciado, y al cual se llega con una cantidad de factores internos y externos. Todo un mundo, para esos segundos de éxtasis.

En este día, queremos destacar algunos puntos interesantes sobre el disfrute sexoafectivo femenino. Un viaje de placer para entender algunos de los puntos que pueden sonarnos (o no) familiares. Y además, yo misma conocí "la verdad del clítoris" bien tarde; de hecho, hasta después de ser madre, así que creo que podré encontrar empatía con algunxs de ustedes.

 Mirá esto


VIOLENCIA OBSTETRICASemana del Parto Respetado 2020: Muchas vidas, muchos partos

Antes de empezar, aclaramos: No, el porno no es referente en la materia, por mucho que se esfuercen históricamente en demostrar que sí. Es un producto cultural, con roles muy claros (y desiguales), al cual por suerte, en la actualidad se le hace frente con sexualidades reales. Sí, el placer sexual es una forma de lucha política también.


EL DESEO

Las personas sentimos deseo. Aunque en épocas remotas, al de las mujeres se le llamaba, básicamente, "histeria femenina". ¡Éramos objetos de la medicina! Eso quiere decir, que nuestro placer era tomado por una enfermedad, y una patología. 

El deseo, como un todo integral interrelacionado por cientos de factores, culturales, construídos, y por supuesto atravesados por los roles de género que se imponen y marcan a fuego, hacen que hablar de esto sea tan importante, pero a la vez tan complejo... Que casi no se habla de eso. 


CONOCIENDO EL CLÍTORIS.

Hace un tiempo le mostré a un ex una imagen de cómo lucía un clítoris en su totalidad. Y su cara se desencajó. Lo recuerdo perfectamente, porque un tiempo antes de eso, era yo misma, mujer rondando los 30 años, que fui presentada con "el órgano peor tratado en la historia de la medicina" y puse la misma cara que él. 

No era lo que yo creía conocer. Se trataba de mi mismísimo órgano central del placer sexual. Su existencia misma se basaba en eso. Y  allí entendí por qué todavía nos falta tantísimo por aprender y enseñar.

¿Recuerdan que decía que el placer era tratado cómo patológico? Bueno, durante la mayoría de años se buscaba asociar de forma más contundente a este órgano . Es decir, si no servía para aporte significativo en la reproducción, a lo sumo era un "botón de estimulación previa" para lubricar lo que verdaderamente iba a generar el placer supremo que era... ¡Exclusivamente el miembro masculino!... Pues no mi ciela.

clitoris 3d


Ahí lo tienen, les presento el clítoris. La investigadora Odile Fillod, en el 2015 decidió ponerlo en nuestras caras en 3D;  de forma bien tangible . En definitiva, eso  fue lo que vi después de décadas literales de pensar en él como un "botón". Mi ex me dijo "se parece al nuestro". Y... sí.

Este órgano se extiende por debajo de la piel y se puede estimular desde diferentes ángulos (indirectamente), aunque el expuesto, es el glande, la parte externa, la más sensible. También existen zonas erógenas en el cuerpo que general placer, pero pensar al clítoris de esta manera, (y vuelvan a verlo las veces necesarias) plantea un cambio de pensamiento, percepción y vivencia en casa persona.

Primero, porque ya no se puede hablar de orgasmos "vaginales" o "clitoridianos". Se trata del mismo, y por cierto, y aunque la historia de los orgasmos fingidos y falocentrismos se sorprenda: El orgasmo vaginal no es lo más corriente y se trata simplemente, del estímulo del mismo órgano desde el interior. Ya podemos las personas con vagina dejar de disociarnos y frustrarnos en ese sentido.


 Ahora, no se trata solo de "unificar" nuestro pensamiento sobre el orgasmo, sino que reconocer la genitalidad femenina es igual de importante que la que históricamente se le dio al hombre. Por ejemplo; el clítoris también tiene diferentes tamaños , y tiene erecciones (la excitación provoca que se hinche por la sangre y salga de su capuchón (que se llama prepucio).

El clítoris en su totalidad puede medir hasta 11 centímetros y el glande, puede medir un centímetro... ¡Con más de 8 mil terminaciones nerviosas! Todos son únicos e irrepetibles. Y todos diseñadas por la naturaleza para el placer.

Pero, en los estudios de la sexualidad femeninda siempre hubo una mirada masculina. Por ejemplo, en el siglo XX, Sigmund Freud sostuvo que las mujeres que disfrutaban con el clítoris eran inmaduras y neuróticas, ya que solo debían "disfrutar con placer vaginal". Imagínense eso. 

 


GRACIAS A LA ESI


 La Ley de Educación Sexual Integral educa con perspectiva de género y aborda lo sexo afectivo con herramientas para el conocimiento de las personas. Empodera desde la información y conocimiento con el cuerpo, la identidad, la socialización y el género .

¿Por qué? Volvemos al principio. El placer no es solo genitalidad. Y la sexualidad no es solo placer genital. Se trata de construcciones sociales. Las mismas que van de la mano con roles de género, con "tabúes" que nos impiden conocer nuestros cuerpos y emociones, y con la resistencia o acompañamiento de la sociedad en la cual se crece y vive. Ejemplos de esto son el consentimiento, o la hipersexualización desde temprana edad.

El deseo también está atravesado por múltiples factores, y muchas veces el repetir patrones impuestos culturalmente convierten en "vergonzosos" otros deseos y no se les explora, vive, ni disfruta. La culpa y la vergüenza tajante, antes que la exploración y entendimiento de lo qué deseamos y por qué lo hacemos.

Otro pésimo ejemplo, y ahora sí lo traemos a colación, es el porno. Cuerpos de todos los tipos sometidos a reglas culturales desiguales y falsas. Hemos crecido copiando la sexualidad de ahí. Ahora, recorremos cincuenta páginas antes de encontrar un "video digno para tocarse", y sin embargo, apenas pasa el momento nos damos cuenta de que "algo está mal", "algo ya no cierra", en ese gran manual que usamos toda la vida.

Pero, aunque para mi ex y para mí aún hay tiempo de sobreponernos y explorar los vínculos con nuestros cuerpos y genitalidades, las nuevas generaciones tienen una puerta más abierta a eliminar estas desigualdades, y por eso decíamos, una lucha que se desata también desde el derecho y la libertad a sentir y desear. Es un derecho, al fin y al cabo.

En la actualidad, en algunos países se practica la infibulación o la ablación (que es la mutilación total o parcial) del glande del clítoris y de otras partes del aparato genital femenino, desde una edad muy temprana, con el fin de imposibilitar el placer sexual de la mujer. Por motivos culturales o religiosos, se trata de lo mismo: controlar el placer de la persona.


ORGASMOS LIBRES

En las encuestas que se hacen sobre orgasmos "femeninos", se destaca una y otra vez que las mujeres fingen sus orgasmos (muchos de ellos durante coitos vaginales porque no hay atención al clítoris y por ende, no hay final feliz, aunque el peso cultural del "ser capaces de sentir placer y no ofender al otro" obligue a mentir más de una vez). Además, las mujeres crecemos con dos hitos grandísimos: Menstruación y Embarazo. E incluso estos dos hechos de la vida de la mujer tienen muchísimos tabués y desinformación. 

Entre tanto saber casi "lo básico y en voz baja" de lo que es innegable en la mujer, el placer, que es intangible, quedó más relegado que nunca. Pero siempre hay tiempo, de tocarse, sentirse, dialogar, informarse, exigir esa información real y no sesgada. 

Y obviamente, adecuar la información acorde a cada etapa de la vida. Un trabajo de hormiga, de crianzas, de derribar mitos, de usar las redes, el cuerpo, el éxtasis, la voz y lo que tengamos al alcance, por este orgasmo que es tan revolucionario como político. 

A continuación te dejamos un resumen, en uno de los cortos animados que revolucionaron el 2016, de  la directora canadiense Lori Malépart-Traversy.  ¡Felices orgasmos!


Para vos