Joven denuncia a miembro de congregación religiosa por intento de abuso sexual

El hombre enviaba mensajes a su celular haciéndose pasar por su esposa, invitandola a una encuentro.

GENEROS Por: Rossana Longo 06 de agosto de 2020
CASO BALAQUINTA
La joven denunció un intento de abuso contra el miembro de la congregación. Foto: (Ilustrativa)

Eduardo Balaquinta, miembro de la congregación de Testigos de Jehová, fue acusado por una jovende 20 años por acoso e intento de abuso sexual. 

Fue en la madrugada del 11 de agosto de 2019, que Cintia, de Quilmes, recibió mensajes insistentes por las redes sociales de la mujer de Balaquinta, Noelia (también miembro del culto), pidiéndole reunirse y fotos.  “Quería hablar con alguien, pensé que estabas despierta. Hace tanto tiempo que no hablamos, quería saber cómo estabas”, comenzaron los mensajes.

 Mirá esto


mujer abusada en sanatorio san joseMujer denuncia que la ataron y abusaron en un sanatorio

“Como hace tanto tiempo que no hablamos, no sé qué podés llegar a pensar, ¿te gustaría que hablemos y vengas a casa? Me gustaría que vengas, así estamos más tranquilas”, le escribían desde la cuenta de Noelia, pidiendo un encuentro "pagandole un Uber o en colectivo", para reunirse a las 8 de la mañana en Avenida La Plata y Gutiérrez". La joven procedió a poner las siguientes capturas de pantalla del hecho en redes sociales.

104218163_281932796338692_5622639717394539706_n
104000075_281933016338670_2827508888051897391_n


Cintia ponía objeciones para ir debido a la hora y  la insistencia de ir a la dirección pidiendo que lleve "ropa cómoda" con la excusa de "hacer gimnasia juntas" , en el lugar, que luego la joven constató, es un descampado frente a una estación de servicio y un hotel alojamiento.

Cuando la joven verificó que no se trataba de Noelia, y luego de hacer pública su experiencia en redes sociales y poder exponer el hecho luego de casi un año, presentó la denuncia contra Balaquinta el 15 de junio en la Comisaría de la Mujer y la Familia de Quilmes, por tentativa de abuso sexual.

Mirá también
violencia de generoLa historia de Antonia Barra: una violación que estremece otra vez a Chile


Cintia luego contó que la mujer de Balaquinta, una vez conocida la situación, quiso mediar y proponerle "que se reunieran los tres así él le pedía perdón". El encuentro se concretó y el hombre admitió lo que había hecho bajo la excusa de "estar borracho con un amigo".

104221620_281932963005342_8645712542988536042_n


"¿Por qué me dijo que lleve ropa cómoda? ¿Acaso pretendía violarme ahí? Bajaría del colectivo y al darme cuenta de que no es Noelia, sino Eduardo... ¿Y cómo pretendía callarme? ¿Porque no soy una nena a la cuál se le puede callar"

Además, le insinuaban a Cintia que las cuestiones de la congregación "se arreglaban puertas adentro", presionándola a que desista de hacer público el caso. La joven en redes sociales contó que se fue de su domicilio y que dejó el culto. 

"Están amenazando a mi familia, a mis abuelos de matarlos, para que me calle y borre todo o diga que ya se arregló el asunto cuando no es así. No voy a bajar los brazos hasta que la justicia haga algo", expresaba la joven en redes sociales, aduciendo que sabía que había más víctimas de Balaquinta.

Cintia recibió innumerables mensajes de apoyo virtuales." Hice público y trate de viralizarlo lo más que pude al enterarme que había mas víctimas de la misma persona", cuenta la joven. " Fue una manera de advertirles a todos de esta persona. Y con el paso de los días me fui enterando por palabra de cada una, que había mas casos, y de otras personas de la misma religión", agrega.

"¿Saben lo que es que te críen de una forma totalmente distinta a como vivís ahora? ¿Saben qué feo es que te digan que sola nunca vas a poder? Y si llegaba a mayores mi caso, también... ¿ lo iban a solucionar con un 'perdón'?. Yo no quiero formar parte de una organización en la cual si me pasa algo van a intentar callarme y decirme que deje todo en manos de Dios. Justicia quiero yo".


Para vos