La crisis carcelaria, según los medios de comunicación

Desde el Inadi se hizo un análisis de la crisis carcelaria, vista dese la perspectiva de los medios digitales.

ARGENTINA Por: Rossana Longo 31 de julio de 2020
carceles-salud
Cárcel y medios de comunicación. Foto: Twitter

El Observatorio de la Discriminación de la Dirección de Políticas y Prácticas contra la Discriminación INADI realizó un relevamiento y análisis sobre cómo informaron los principales medios de comunicación, en sus versiónes online, la crisis carcelaria en el contexto del COVID-19.

El muestreo se realizó desde el 20 de abril al 5 de mayo y los diarios relevados para evaluar el tratamiento de cárcel en contexto pandemia, fueron: La Nación, Clarín, Página 12 y Perfil. Este trabajo, realizado según criterios metodológicos del Observatorio de la Discriminación, recoge las recomendaciones que distintos organismos internacionales publicaron sobre el tema.

 Mirá esto

COSTA RICA PENA POR GENEROCosta Rica aprueba ley que castiga con cárcel el acoso sexual callejero

En total se relevaron 150 noticias en 4 medios de comunicación. Sobre este total, se analizaron 52 noticias que fueron relevantes. Todas las publicaciones relevadas, en su mayoría, fueron publicadas en secciones vinculadas a lo político o a la temática policial.


Algunas conclusiones del INADI fueron que frente a este contexto global, el tratamiento periodístico derivó, en muchos casos, en la politización de la crisis carcelaria en detrimento de un abordaje integral que atienda las diferentes aristas que tiene la problemática: el aspecto judicial, los DDHH, el estado sociosanitario de la población privada de su libertad, el trabajo y la articulación con los organismos internacionales y la seguridad pública.


En el informe, que podés leer completo acá,  destaca que  hay que  informar sobre la problemática carcelaria a través de una mirada integral, que no lesione los derechos humanos ni refuerce estereotipos

Mirá también
cacerolazos en repudio a los presosCacerolazos en el país contra las prisiones domiciliarias

" Resulta de suma importancia que los medios de comunicación brinden un tratamiento de la información que tenga como objetivo generar conciencia social para promover los cambios necesarios que contribuyan a una sociedad sin violencia y sin discriminación", puntualizaron.

carcel y medios


Recomendaciones para las buenas prácticas de la comunicación de contextos carcelarios


• Tener en cuenta que la persona privada de su libertad solamente tiene
restringido su derecho a la libertad ambulatoria. Todos los demás derechos
siguen vigentes, como los derechos personalísimos a la identidad, al honor y a
la dignidad.

• Utilizar el modo condicional o potencial para hablar o escribir cuando se
informa de la supuesta comisión de delitos de una persona o de un
procesamiento. Por ejemplo: “Habría cometido el delito de…”, en
lugar de “cometió el delito de...”.

• Utilizar palabras como “supuestamente” o “aparentemente”, para no realizar
ninguna declaración afirmativa sobre el caso en cuestión, respetando la
presunción de inocencia.

• Destacar que nuestro derecho penal se enfoca en las acciones y no en los
sujetos, y que una pena se aplica a una persona por el acto que cometió y no por
lo que es o quién es.

• De igual modo, evitar hacer hincapié en los antecedentes de una persona que
cometió algún delito, ya que promueve su estigmatización a la hora de
conseguir un trabajo y volver a insertarse en la sociedad.


• No remarcar que esa persona estuvo privada de su libertad, como
“expreso/a” o “exconvicto/a”, sino referirse a esa condición (y solo si
fuera necesario a los efectos de la noticia) como “persona liberada”.

• Evitar la estigmatización del tipo de reclamo realizado en contextos de
encierro con palabras como “motín” o “revuelta”. Recordar que, aunque
sean realizadas en ese particular contexto, se trata de protestas en
reclamo de derechos, y así deben ser denominadas.


• Es imprescindible ampliar las fuentes cuando se aborda un caso o situación
en el ámbito del servicio penitenciario, para no caer en un tratamiento tajante
o reduccionista. Sumar a las fuentes policiales y judiciales testimonios que
permitan ampliar la mirada sobre el contexto político, social y cultural.


• Dentro de una cárcel, como en todos los ámbitos sociales, coexisten
diferentes identidades, algunas de las cuales forman parte de colectivos
o grupos discriminados, lo cual profundiza la situación de discriminación.
Encontramos personas privadas de su libertad que, además, son mujeres,
lesbianas, trans, migrantes, personas de origen afro, que tienen alguna
discapacidad, etc. Se recomienda interiorizarse sobre cada temática para
contribuir a erradicar estereotipos como el del “travachorro”, “narcoperuano”,
etc