Día Mundial del Cerebro: Después de los 25 años, comienza a perder volumen

¿Cómo cuidar una herramienta tan fundamental de nuestro cuerpo?

SALUD Por: Rossana Longo 22 de julio de 2020
DIA MUNDIAL DEL CEREBRO

En el Día Mundial del Cerebro, podemos hacer una pausa para pensar cómo lo estamos tratando, sobre todo en un contexto como el de la pandemia y cuarentenas. A partir de los 25 años se comienza a perder volumen cerebral de forma natural, lo que provoca una decadencia progresiva de funciones.

Algunas de las áreas que se modifican son la agilidad mental, la memoria episódica o la capacidad para razonar. ¿Cómo evitarlo al límite posible? Fortaleciendo  la reserva cognitiva, especialmente a partir de los 50 años, para compensar el camino hacia la vejez.

 Mirá esto

DISTACIAMIENTO SOCIAL¿Distanciamiento social hasta 2022?, la hipótesis de expertos de Harvard

Existen algunas maneras para sostener un cerebro saludable, y acá te dejamos algunos de los tips más relevantes para que tengas en cuenta en tu día a día.


  •  Potenciar las relaciones sociales y afectivas, ya que son una forma de enriquecimiento intelectual e implican retos cognitivos mediante la conversación con otras personas, teniendo que atender a qué nos dice el interlocutor y a recordar información relevante.
  •  Desconectar de vez en cuando para activar la 'red neuronal por defecto', una parte del cerebro que resulta fundamental para mantener la memoria al cien por cien. El Yoga es una buena forma.
  • Ejercitar la agilidad a través de juegos mentales favorece el desarrollo de nuevas interconexiones neuronales y ejerce un papel protector frente al deterioro cognitivo. ¿Te gusta el ajedrez, las cartas o los sodoku?
  •  Realizar ejercicios de memorización para potenciar la capacidad de retención de información. Algo tan simple como aprenderse una canción, un número de teléfono, o tus diálogos preferidos de series.
  • Adquirir nuevos conocimientos es una de las claves de la plasticidad neuronal, ya que es la capacidad que tiene el cerebro para formar nuevas conexiones nerviosas y mantener la mente ágil. Acá tenés pista libre para lo que se te ocurra.
  • Trabajar la concentración con técnicas como la Pomodoro, que combina periodos cortos de concentración con descansos intermitentes. El mindfulness, también ayuda a centrarte en emociones o pensamientos.
  • Descansar, ya que los trastornos del sueño dañan las estructuras del cerebro, causan déficits cognitivos y aumentan la incidencia de trastornos relacionados con el riesgo vascular.
  •  Realizar una actividad física es importante para bombear más oxígeno al cerebro y con las hormonas que libera da lugar a la proliferación de células cerebrales.
  • La alimentación es uno de los pocos factores de riesgo que podemos controlar con una dieta equilibrada, rica en vegetales, vitaminas, minerales y antioxidantes. ¿Los favoritos del cerebro?  pescado azul, cítricos, verduras, cacao puro, canela, aguacates o nueces. ¿Lo que menos bien te hace? sal, azúcar y grasas trans, además de  alcohol y tabaco (lo peor que le podés hacer a tu cerebro).