Negaron la atención médica a mujer trans, que creía tener coronavirus y falleció

El hecho ocurrió en Colombia y su muerte se convirtió en bandera de las organizaciones defensoras de los derechos LGBTI.

GENEROS Por: Julieta Nieto 21 de junio de 2020
alejandra trans asesinada
Justicia por Alejandra Monocuco. Foto: (Red Comunitaria Trans)

Alejandra Monocuco tenía 39 años, era una mujer trans que murió bajo sospecha de coronavirus positivo, por ser trans, por ser prostituta, por vivir con VIH. A partir de esta injusticia que duele, se ha convertido en un símbolo en la lucha por los derechos de las personas LGBTI en Colombia. Murió el pasado 29 de mayo sin que se le prestaran la correcta atención en salud.

Alejandra empezó a sentirse ahogada cerca de la medianoche, no podía respirar, no podía hablar, estaba muy agitada. La Madre Leidy, mujer trans que trabaja ayudando a otras mujeres trans llamó a la línea de atención a urgencias 123 pidiendo una ambulancia. Una hora después, Alejandra agonizaba cuando llegaron servicios de urgencia, dos paramédicos en una ambulancia que la encontraron en grave estado. 

 Mirá esto

GISELA BASALDUAEl femicidio de Cecilia Basaldúa: un detenido pero nada de justicia

Los paramédicos le tomaron la temperatura y "diagnosticaron" que tenía era una sobredosis y recomendaron a la Madre Leidy que no le diera de tomar, ni de comer. Entre súplicas, Madre Leidy pedía a los paramédicos que la trasladaran a un hospital, que iba a morir, les dijo que era una mujer trans y que además era VIH positivo. Los profesionales más se alejaron del cuerpo de Ale Monocuco.


Con una fuerte actitud discriminatoria y serofóbica se negaron a trasportarla a un hospital, se fueron, sin ayudar, sin importar que una vida pedía a gritos atención médica, que agonizaba, que se retorcía, que estaba perdiendo la batalla. Alejandra murió 40 minutos después, nunca recuperó su respiración normal. A los paramédicos nada les importó, el perder minutos vitales, salvarle la vida. No les importó nada.

A las 12:40 llega una segunda ambulancia, que volvió a ser solicitada por la compañera de Alejandra ante la falta de respuesta y angustiada porque su amiga de 10 años ya no se movía. Cuando llegaron los paramédicos de esa nueva ambulancia, encontraron a Alejandra sin signos vitales y procedieron a declarar su muerte. Ya era demasiado tarde...

Mirá también
comunidad lgbttta+Hungría aprobó una ley que niega la identidad a personas trans

Todo este cruel relato es contado por la Red Comunitaria Trans de Bogotá, un grupo de mujeres trans activistas y defensoras de derechos de las personas trans al que pertenecía Alejandra Monocuco. Ellas estuvieron acompañando todo el proceso desde que se confirmó el fallecimiento de su compañera que se fue muy joven.


“Desde la tres de la mañana empezamos a llamar a todas las instituciones sin recibir respuesta. Después de seis horas, Secretaría de Salud llega a las 9AM a embalar el cuerpo de Alejandra, lo embalaron y se fueron, no desinfectaron el espacio, ni le tomaron la prueba del Covid-19 a las chicas que convivían con Alejandra”, afirman en un video difundido en sus redes oficiales.

La Secretaría de Salud de Bogotá emitió un comunicado en el que decían que la muerte de Alejandra se había dado por condiciones naturales y donde además dijo que ella y la Madre Leidy se habían negado en un principio al traslado hasta el hospital afirmando que había un documento firmado por esta ultima en el que desistía del traslado a urgencias.

“Justicia para Alejandra” es el lema de lucha, para describir, para contar las largas y dramáticas horas hasta que su cuerpo fue por fin recogido por la funeraria. Pasaron 15 horas desde la muerte de Alejandra hasta el momento en que por fin fue levantado su cadáver. "Justicia por Alejandra" es la bandera que lleva el nombre de muchas personas trans en situaciones similares.

alejandra


Otro caso de transfobia fue el de Estefany "Chispita", mujer trans, en situación de calle que murió en la calle por covid-19. Falleció el pasado 13 de junio, después de caer desplomada en medio de una calle de Cartagena. Llevaba días solicitando atención médica y con graves síntomas. Tras cuatro horas tirada en el piso su cuerpo fue recogido y trasladado a un centro médico, pero ya era muy tarde.

Estos son algunos de los casos que se dan a conocer, pero lamentablemente sabemos que  multiplican este tipo de hechos repudiables en toda latinoamérica. Que sus muertes no sean en vano, levantemos la voz para que este tipo de sucesos, de transfobia no sigan quitándoles la vida injustamente a personas que por su condición son rechazadas para recibir atención médica. Justicia por Alejandra, por Estefany, por todxs. 

Para vos