Libertad de Prensa en crisis : "La próxima década será decisiva para el periodismo"

La organización Reporteros Sin Fronteras hizo un estudio anual sobre la Libertad de Prensa en un contexto de pandemia, con conclusiones alarmantes.

MUNDO Por: Rossana Longo 03 de mayo de 2020
reporters sin fronteras mapa
Libertad de prensa en crisis según informe de RSF. Foto: (Reporteros sin Fronteras)

La organización Reporteros sin Fronteras (RSF) publicó la edición 2020 de la "Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa". Se trata de un estudio de periosmo en 180 países, con el fin de evaluar el panorama que le espera a la profesión, en sus diferentes aspectos. 

Las crisis de geopolítica, democracia y tecnología, los modelos de monetización,la carrera en Google News, la imagen de los medios antes las audiencias y la economía que relega la calidad de la información periodística que se puede brindar son alarmantes.

 Mirá esto

jair bolsonaro y su hijo carlos bolsonaroEl hijo de Jair Bolsonaro acusado de integrar una red de Fake News

Sin bien la crisis del periodismo  se intenta acomodar a los tiempos de hipercomunicación e ingenierías de desinformación, sumarle una crisis sanitaria pone un punto de alerta para los profesionales.


"La próxima década será decisiva para el futuro del periodismo", afirman desde RSF. " La pandemia del Covid-19 resalta y amplifica las múltiples crisis que amenazan al derecho a una información libre, independiente, plural y fidedigna", expresó Christophe Deloire, Secretario General de la organización.

En el Informe muestran la correlación entre la represión de la libertad de prensa y los países que tuvieron mayor protagonismo. China e Irán epicentros de la pandemia, establecieron dispositivos de censura masivos. En Irak el gobierno suspendió la licencia de trabajo de la agencia de noticias Reuters durante tres meses por cuestionar las cifras oficiales y en India se impuso el apagón digital más largo de la historia.

 En Hungría el primer ministro, Viktor Orbán, estableció una ley que sanciona la difusión de noticias falsas con penas de hasta cinco años de prisión con respecto al coronavirus, como mecanismos de extremo control. Argentina activó mecanismos de campañar contra la desinformación junto a agencias como Télam con la plataforma Confiar. Sin embargo, las falsas noticias y la manipulación de las audiencias se multiplican cada día y los recursos se tornan.


“Para que esta década decisiva no sea catastrófica, la gente de bien, sea quien sea y se encuentre donde se encuentre, tiene que movilizarse para que el periodismo pueda cumplir la función esencial de ser un ‘testigo solvente’ para las sociedades, por lo que debe contar con todas sus capacidades”, remarcó Deloire.

Los medios de comunicación masivos e independientes que no cuentan con apoyo y recursos para evoucionar en la escena actual, las empresas "disfrazadas" de periodismo para favorcer intereses e inclinar la opinión pública y el capitalismo de consumo que condiciona el accionar de las masas en una era de hipercomunicación, también tornan la tarea del periodismo difícil, y comprometen la libertad de prensa.


CRISIS GEOPOLÍTICA


Alimentada por los gobernantes y los regímenes dictatoriales, autoritarios o populistas, en este contexto se trata de limitar el acceso a la información y restringirla para que se cumplan voluntades políticas. En este panrama, la libertad de prensa es una amenaza.


CRISIS TECNOLÓGICA


Sin regulaciones, la propaganda, publicidad, rumores e información periodística compiten directamente en un escenario tecnológico que dificulta que las personas puedan separar los contenidos e interpretar sus intenciones. ¿Qué es desinformación y qué no lo es? ¿Cuándo un gobierno o sector de poder dice combatir la desinformación; qué es lo que realmente quiere lograr'


CRISIS DEMOCRÁTICA

Según el estudio de Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, lo últimos años la hostilidad hacia los periodistas, la desconfianza y las agresiones crecen. No es usual que los líderes políticos de los países confronten la prensa abiertamente y la desacrediten en función de sus intereses. Ejemplos del accionar como el presidente de Estado unidos, Donald Trump y Jair Bolsonaro en Brasil, son incluídos en el informe.


CRISIS DE CONFIANZA

La desconfianza hacia los medios de comunicación y su credibilidad sobre si informan o desinforman no para de crecer a la par de la represión según ideologías abiertamente expresadas y agresiones de aparatos estatales como la policía. El informe hace alusión a la última encuesta mundial del Barómetro de Confianza Edelman, que examina el grado de confianza de la población en sus instituciones, en el cual el 57% de las personas consideraron que los medios a los que consultan frecuentemente podrían difundir información falsa.


CRISIS ECONÓMICA

El camino hacia lo  digital es difícil y costoso, y ha dejado en el camino a muchos medios que no pudieron sostener con publicidad los gastos de subsistencia del medio. Con menos reporteros, menos variedad de expresión y sometidos a la sueprvivencia económica (que muchas veces incluye el sensasionalismo y el amarillismo como gancho), la libertad de prensa se vio altamente comprometida.

En este punto del informe se hace referencia también a la concentración de propiedad de medios de comunicación que sesga la pluralidad de miradas sobre la realidad. Petr Kellner, el hombre más rico de la República Checa, compró el grupo de medios de comunicación Central European Media Enterprises (CME), lo que suscita preocupación en varios países de Europa del Este, donde CME controla importantes canales de televisión. Las consecuencias de la concentración también son visibles en Argentina y en Japón .